La Fe sin obra es esteril: Vladimir Cuevas


La develación de la placa por Vladimir Cuevas autor del Danzante más grande del mundo en Cerro Yavego Zimatlan de Alvarez deja herencia cultural y motivación para las futuras generaciones para conseguir los sueños a través de la perseverancia.
La placa tiene la frase: LA FE SIN OBRA ES ESTERIL, también de la autoría del artista plástico, quien asegura que los sueños pueden materializarse siempre y cuando se dedique el tiempo y el esfuerzo necesario. El acto fue avalado por la autoridad municipal que preside Javier Barroso.
Hoy, el valle de Zimatlán de Álvarez tiene una seña particular, la herencia de Vladimir Cuevas quien ha promovido la identidad cultural pese a la indiferencia institucional.     
El evento fue patrocinado por MEZCAL CHIYUTE, agave arroqueño cultivado en la montaña Mixteca y que se encuentran en peligro de extinción por la indiferencia de las autoridades gubernamentales.

   
El artista plástico, Vladimir Cuevas, autor de la obra más grande de Latinoamérica, “El Danzante”, colocada en la punta del Cerro de Yavego, Zimatlán de Álvarez, fue reconocido con la develación de una placa incrustada a los pies de la impresionante escultura, con ello, el reconocimiento a su trabajo quedará en la historia de la cultura oaxaqueña.
“El nuevo Guardián de Zimatlán de Álvarez”, como ya se le conoce por propios y extraños, hace referencia al baile más emblemático de los Valles Centrales, su música y vestuario reflejan la época de La Conquista, representando el enfrentamiento entre españoles y mexicanos. Además resaltan los adornos de su inmenso penacho que definen el estilo de Cuevas, distintivo y característica principal del danzante.
La estructura de más de 13 metros de altura hecha de fibra de vidrio, fue inspiración del artista al momento en que visitó el Cerro de Yavego primero en su infancia y posteriormente cuando muere su padre, tragedia que él consideró un momento de mucha tristeza que después se convirtió en lucidez que lo inspiró a realizar la magna obra.
“Una vez subí y sentí una sensación de hacer esta obra El Danzante de la Pluma, fue un telegrama para mí y fueron 10 años de trabajo junto con el maestro Isaías Muñoz y su esposa Isabel Cruz, Iván y Francisco Cuevas, trabajamos juntos en los últimos meses para concluir la obra y estamos satisfechos con el resultado”, señaló Vladimir Cuevas al lado de su hija, su primo, familiares y amigos a los que agradeció y consideró de gran importancia y acompañamiento, además de ser su equipo de trabajo “espectacular” en un proceso que tardó cerca de 10 años en concluirse.
Por ello, desde el pasado sábado 15 de septiembre se develó la placa en dorado y negro que incluye en su interior la leyenda inspirada por el autor, “La fe, sin obra, es estéril”, así como la fecha de instalación y el nombre de su autor.
Previo a retirar una manta con un bordado de la Virgen de Guadalupe que cubría la nueva placa, Cuevas admitió “Estoy agradecido con la vida, con Dios y con todos los que me han apoyado. Solamente quiero mandar un mensaje a todos, la placa tiene una frase que yo he adoptado que es la fe sin obra, es estéril, todos tenemos siempre sueños, hay que ponerle fe y hacerlos obra para que no sea estéril”.
Acompañaron a la develación de la placa autoridades del Municipio de Zimatlán de Álvarez y el pueblo en general, así como familiares y amigos del artista plástico.



Copyright © URBANO 24 HORAS. Designed by OddThemes