Las senadurías por Oaxaca...

FOTO: INTERNET 


REMOLINO POLITICO Agosto  24  2017

Mario CASTELLANOS ALCAZAR                                                                   

        
     El Senado de la República Mexicana sin menoscabo de las diputaciones locales, federales y presidencias municipales serán las manzanas de la discordia en la sucesión de los cargos electorales del año 2018 en la entidad oaxaqueña.
       La elección de los senadores en Oaxaca: dos de mayoría y uno de la primera minoría será una lucha del poder sin cuartel en los partidos políticos: PRI, PAN, PRD Y MORENA, para ganar estas curules, pues los electos senadores tienen la puerta abierta a la gubernatura, aunque parezca prematuro, pero primero está el futurismo político.
      Dicha contienda comicial es el inicio y la puerta del proceso electoral para el año 2022, en lo que se refiere a la elección sucesoria del gobernador, que para ese entonces dejará Alejandro Murat Hinojosa, sí es que este termina su periodo, dependiendo de quién gane la Presidencia de México, que será menos mal si el PRI  mantiene el Gobierno Federal, pero si gana MORENA, con Andrés Manuel López Obrador, cambiará por completo el futuro político de Oaxaca.
          El futuro del sistema político mexicano y de los políticos del PRI, PAN y PRD depende de quien gane la Presidencia de México, sí queda en manos de López Obrador, se vendrán abajo los proyectos priistas, perredistas y panistas. Es por eso, qué el enemigo a vencer es al candidato de Morena, quien tiene segura la candidatura al Gobierno Federal y hasta hoy encabeza las preferencias a la silla presidencial
      Sí hoy fueran las elecciones federales con toda seguridad que ganaría López Obrador la Presidencia de México, quien hasta hoy es el inminente candidato de MORENA, no hay otro, sin embargo, ningún otro partido político tiene hasta este momento a sus abanderados, ni el PRI, ni el PAN y el PRD.
     Esto lo reconoció el Diputado Federal del PRD, Sergio López Sánchez, quien reiteró que el proceso electoral del año 2018 estará muy competitivo, incluso ve difícil, que el PRI conserve la Presidencia que deja Enrique Peña Nieto, pero también señaló que va a depender mucho del Frente Amplio Democrático integrado con el PAN- PRD y los partidos que se quieran sumar a dicha coalición, lo que implica una derrota al PRI y posiblemente la caída de MORENA.
         No hay señales de que el PRD vaya con MORENA a la Presidencia de México, puesto que son dos fuerzas polarizadas y por cierto no compaginan, pese a que el Gobierno Federal está trabajando estratégicamente para que el Frente PAN – PRD fracase, sin embargo el PRI- Gobierno puede inclinarse para ir coaligado con el PAN y si puede llevase de cola al PRD, también lo hará. Hay que recordar que son los partidos del Pacto Por México, excepto MORENA.   
         Lógico, porque el PRIAN, PRI – PAN son la mancuerna que se han barajeado el poder presidencial. Este último partido de derecha ha gobernado dos sexenios consecutivos con Vicente Fox y Felipe Calderón, sin haber obtenido ningún cambio  de mejoramiento en el bienestar de los mexicanos. Es decir son más de lo mismo, pura corrupción, tratándose del centro y la derecha que llevan al país a la bancarrota y al sumidero de la pobreza y la fatal marginación.
           Bueno, para no ir muy lejos ni divagar, en Oaxaca, ya se inició la cerrera política electoral en cualquiera de los partidos políticos. Es decir ya se vislumbra  y por consiguiente hay una lucha interna en los organismos partidistas y los aspirantes a los puestos de elección popular, desde luego lo hacen a su manera, sobre todo en lo que se refiere a los soñadores que quieren llegar al Senado de la República Mexicana, tomando en cuenta que quienes lleguen a este escaño, sin duda que serán el umbral para brincar a la gubernatura de la entidad oaxaqueña en el año 2022.
                   Por el Partido de la Revolución Democrática, PRD, en Oaxaca, los aspirantes más potenciales a la Senaduría son los actuales diputados federales del Sol Azteca, Sergio López  Sánchez y José Antonio Estefan Garfias, quienes ya se abrieron de capa y espada, de estos, se vislumbra con mayor posibilidad, por su influencia y probada militancia perredista, muy por encima de Estefan Garfias, ex candidato a la gubernatura de Oaxaca por la coalición PAN- PRD, por cierto causó una gran división en las filas perredistas, precisamente porque qué no tiene militancia, pues hay que recordar que tiene su origen en el PRI y sin embargo coquetea con el PAN, como hijo putativo del ex gobernador de Oaxaca, Diódoro Carrasco Altamirano.
Hay que reconocer, que si de antaño, la fuerza del perredismo oaxaqueño estuvo en el Istmo de Tehuantepec, ahora ya no. Todo ha cambiado, ahora el epicentro del PRD está en la región de la mixteca, cuna del diputado perredista, Sergio López Sánchez, quien tiene su ombligo en la ciudad de Tlaxiaco. Ha logrado el consenso y la unidad del perredismo en esa región. Diputado local y federal, de arraigo. Derrotó al candidato del PRI, Eliodoro Díaz Escárraga con amplio margen de votación y sus bonos tienden a subir por su trayectoria, no traqueteada, como los demás, incluso la de Estefan Garfias, tránsfuga, del PRI al PRD y con un pie en el PAN.

        carlosastellanos52@hotmail.com

















Copyright © URBANO 24 HORAS. Designed by OddThemes