El pleito AMLO- Zepeda

FOTO: INTERNET

Rubén Cortés.-

Para Jorge Fernández Menéndez, que está celebrando la vida.

Aireado a voz en cuello, pero jamás frente a frente, el contencioso entre AMLO y Juan Zepeda para unir a las izquierdas en la elección de gobernador del Estado de México demuestra que a la mayoría de nuestros políticos lo primero que le interesa es… cancelar el debate serio y personal.

Más allá de la poca elegancia del lenguaje de uno y otro, el que mejor librado sale es el candidato del PRD porque alcanzó en pocos días un realce en la plaza pública que vino a redondear la magnífica impresión que había causado en los dos debates oficiales, por la estructurada exposición de sus ideas.

Le fue mal a AMLO: resultó autoritario al enviar un ultimátum para que se retirase de la campaña el candidato de un partido con el que el suyo tiene una indiscutible coincidencia ideológica. Más que propuesta, AMLO le dio un apretón desde una lógica de fuerza innecesaria.

Se trató, mirada por todos los ángulos, de una amenaza grotesca: Zepeda declinaba en favor de la candidata de Morena, Delfina Gómez, o el PRD se tenía que olvidar de poder establecer una alianza con su partido en las elecciones presidenciales de 2018.

AMLO perdió, además, la oportunidad de dar a Morena una fachada de partido democrático y de aparecer sencillamente como el dirigente nacional, que es su cargo oficial en éste: pudo haber permitido que fuese la propia candidata quien protagonizase el diferendo público con Zepeda.

Ah, pero AMLO le volvió a ganar a AMLO: el político que critica el avasallamiento de “los de arriba” a “los de abajo”, que condena la existencia de una “mafia del poder” que controla vidas, haciendas y conciencias en el país, se ha vuelto a portar, simplemente como… un capo.

AMLO le prohibió toda posibilidad de pensamiento genuino y de expresión a Delfina, le impidió mostrar atribuciones políticas e intelectuales propias para presentar ella misma la oferta de declinación a Zepeda. Demostró, en resumen, que será él quien gobierne el Edomex si Morena gana.

Del otro lado, Zepeda siguió ganando puntos como candidato que se mueve y crece con su propio talento y tiene capacidad para debatir en televisión, cuando al inicio de la campaña todo indicaba que sería un abanderado testimonial. Pero un mes después, hasta el caudillo tuvo que pedirle favor.

Olvidó Zepeda, en cambio, que toda exageración acaba siendo negativa: en un afán baladí de querer parecer “de barrio”, respondió a AMLO que “nos vemos a la salida, y después el que escupa primero”. ¿Es que ser “de barrio” es mejor que ser de otro lado? ¿Es que él también polariza?

Eso es clasismo. Y no es de izquierda.


Twitter: @ruben_cortes
Copyright © URBANO 24 HORAS. Designed by OddThemes