¿Qué “Diablo” financió a El Bronco?




Después de que Jaime “El Bronco” Rodríguez arrasó con la elección para gobernador, los analistas políticos se volcaron a buscar la mano financiera que meció la cuna.

Ramon Alberto Garza


DUDA: ¿Es cierto que el apellido Veytia aparece en la casa de Sinaloa, aquella en la que con un espectacular ataque aéreo la Marina abatió en febrero pasado a sicarios de los Beltrán Leyva, incluido su líder El H2?

Después de que Jaime “El Bronco” Rodríguez arrasó con la elección para gobernador, los analistas políticos se volcaron a buscar la mano financiera que meció la cuna.

Y aunque el “candidato independiente” presumió que no gastó, la masiva operación electoral del día en el que todo se definió, sí costó. Y no fue la magia de las redes. Se necesitaron bastantes millones de pesos para el trabajo de tierra.

La opción más socorrida de entonces fue decir que sus padrinos políticos eran un bloque de empresarios,  encabezados por José Antonio Fernández Carbajal, presidente de Femsa, conocido como “El Diablo”.

De hecho una de las frases post electorales era que “El Bronco ganó porque encomendó su alma a ‘El Diablo’”. Y bajo esa mitología cabalgó la leyenda de la sorprendente victoria.

La frase quizás era acertada. Sí existía un “Diablo” apoyando al “candidato independiente” convertido en gobernador. Pero se trataba de otro “Diablo”.

Y eso sale a flote, con la detención del fiscal nayarita Édgar Veytia, acusado en EU por presunto narcotráfico y acumular una fortuna de 250 millones de dólares, y conocemos que uno de sus apodos es “El Diablo”.

La historia de la cercanía entre “El Diablo” Veytia y “El Bronco” es de novela. Los presentó Roberto Sandoval, el gobernador de Nayait, quien desde el arranque de la “campaña independiente” apoyó con recursos propios al ahora gobernador de Nuevo León.

La generosidad nayarita no era espontánea. Alguien le vendió al entonces gobernador Rodrigo Medina la idea de que para que su candidata a la gubernatura saliera a flote, tendría que impulsar al  “independiente”, para dividir así el voto antisistema entre el candidato panista y “El Bronco”.

Para consumar su plan, Medina le habría pedido a su amigo, el gobernador Sandoval, que apoyara financieramente a Rodríguez.

Y el correo para esos pagos acabó en manos de “El Diablo” Veytia, hoy detenido por presunto narcotráfico.

Algunos servicios de inteligencia estiman en 4 mil millones de pesos los recursos nayaritas que se enviaron a la campaña independiente. El hecho es que “el independiente” no solo arrebató los votos esperados al PAN, sino todos los del PRI. Y arrasó.

En agradecimiento a ese apoyo financiero, Rodríguez le ofreció a Veytia la procuraduría de Nuevo León, posición que rechazó.

En su lugar, “El Diablo” nayarita envió a media docena de sus incondicionales para tomar -a control remoto- áreas clave de seguridad e inteligencia en Nuevo León. ¿A quién favorecería ese take over nayarita pactado con el gobierno bronco?

Por lo pronto Jaime Rodríguez confirma públicamente su amistad con “El Diablo” Veytia y eso despeja la incógnita de qué infierno pagó la “campaña independiente”.

De su gabinete, dos secretarios tan serios y respetables como los Fernandos –Elizondo y Turner- ya la piensan antes de avalar que el alma de ese gobierno del que tanto se esperaba, se haya vendido a “El Diablo”.
Copyright © URBANO 24 HORAS. Designed by OddThemes