La materialización del Discurso

Reflexión-es:                                                                      Daniel Dahlhaus


Tras recorrer  este crisol cultural llamado Oaxaca, conocer sus ocho bellas regiones y dejarme seducir por sus inigualables paisajes víctimas de la orografía de nuestro Estado, me permití formularle unas preguntas: ¿Qué ha faltado para el progreso real de Oaxaca?, ¿Cómo ciudadanos qué nos hace falta? ¿Qué errores han tenido los Gobiernos y sus actores? ¿Por qué Oaxaca no prospera? Y me orille a conjugar todas en una compuesta: ¿Qué puedo contribuir para mi Estado y qué requiere la Política oaxaqueña?

Encontré la respuesta a estas incógnitas –estimado lector- a simple vista; por ejemplo: usted que se encuentra leyendo estos temas que deberían interesar a toda la Sociedad anteponiendo los programas televisivos que nos vuelven víctimas de las malas costumbres y nos orillan a la creciente ignorancia, el joven que cargando la mochila de ilusiones se encuentra ansioso de conseguir trabajo, así como los nuevos talentos que se interesan por la vida Política Oaxaqueña y que pretender darle respuesta a todas nuestras incógnitas, para llegar al anhelado resultado: Un Oaxaca próspero, pleno y en su total grandeza.

En el escenario Político el electorado se mantiene apático e incrédulo ante cualquier discurso, es voluble ante los actores políticos, línea o color partidista así puede votar hoy por rosa, mañana por morado y pasado por blanco, a grandes rasgos es por eso que las elecciones son excesivamente costosas; porque no sólo hay que convencer en discurso sino aún más en especie. Estas y más consecuencias son daños colaterales de una Politiquería que tiene como única finalidad “Vivir de la Política y no para la Política”. Max Weber y que explica la realidad que vivimos hoy en dia.

No podemos quedarnos inertes y apáticos ante este escenario que demanda una participación ciudadana permeada en su mayoría de Jóvenes entusiastas que se interesen en la <cosa pública>, que hagan valer su poder ciudadano así como sus derechos, pero que también cumpla con sus obligaciones que sin duda alguna darán pauta a un cambio en el imaginario colectivo -de que lo público es únicamente de la clase política, para entender que lo público es parte del binomio: Sociedad-Gobierno-.

Vuelvo a la frase de esta columna y reluciendo un dato: el porcentaje de Jóvenes que viven en el Municipio de Oaxaca de Juárez es de: 30.5%, la edad mediana de los habitantes del Estado de Oaxaca es de: 24 años, así como 4 de cada 10 ciudadanos son Jóvenes en Oaxaca. Fuente: INEGI. Censo 2010. Nótese que Oaxaca es el Estado de la Juventud, es decir, que esta situación que planteo atiende a nuevas generaciones de Oaxaqueñas y Oaxaqueños que apoyados por las generaciones que los anteceden son la respuesta a las problemáticas venideras. No es una idea que versa fuera de lo real, de lo creíble obedece a una realidad Social, Económica, Cultural, Política y desde luego Demográfica que demanda inclusión participativa en sus respectivos ámbitos.


Los Políticos del mañana deben cumplir con el perfil ad-hoc al cargo, tener una convicción, vocación así como un profundo sentido de respeto, institucionalidad y amor por el Estado. La Sociedad demanda nuevos talentos, nuevas caras, nuevos actores que le den un halito de esperanza al Estado. Se aproximan los comicios Federales y ha llegado el momento de que a los Jóvenes se les garantice una representación, real, tacita, participativa e incluyente ha llegado el momento de que se –Materialice el discurso- de no ser así no habrán fallado a una cuota requerida, sino al futuro edificar de este Estado: Los Jóvenes. ¡Esa es mi Reflexión!

@DanielDahlhaus  

Copyright © URBANO 24 HORAS. Designed by OddThemes