Libran católicos pena de muerte

Tribunal Superior de Lahore

Una pareja de católicos, Shafqat Emmanuel y su esposa Shagufta Kausar, injustamente condenados a muerte por presunta blasfemia en abril de 2014, pasaron ocho años en el corredor de la muerte. Fueron declarados inocentes por decisión del Tribunal Superior de Lahore el 3 de junio de 2021.


La pareja había sido acusada en virtud del artículo 295, párrafo C, del Código Penal de Pakistán por difundir comentarios ofensivos contra el profeta Mahoma en mensajes de texto enviados a los demandantes Malik Muhammad Hussain y Anwar Mansoor Goraya.


La pareja fue condenada a muerte (y multada con 100,000 rupias cada uno) en abril de 2014 por el juez Tek Singh del Tribunal del Distrito de Toba. Negando todos los cargos, apelaron al Tribunal Superior de Lahore y obtuvieron una absolución total.


Dos jueces del Tribunal Superior de Lahore revocaron la sentencia de muerte y ordenaron la liberación de los dos condenados, que se encontraban en cárceles separadas.


Su abogado dijo: "Se ha hecho justicia, pero ¿quién les devolverá esos 8 años de vida a esta pareja inocente? ¿Quién pagará las acusaciones falsas? Es necesario revisar el mecanismo distorsionado que conduce a tales consecuencias y genera tanto sufrimiento del que nadie será identificado como responsable".


"Agradecemos a Dios por esta buena noticia. La tarea de mantenerlos a salvo es ahora una prioridad absoluta. (…) Esperamos y rezamos para que encuentren un lugar seguro para vivir", declaró el Padre Bonnie Mendes, sacerdote de Faisalabad, en un mensaje enviado a la Agencia Fides.


Un caso completamente inventado

El calvario de la pareja comenzó con una pelea entre sus hijos y los de sus vecinos. Tras la discusión, el demandante, Malik Muhammad Hussain, con la ayuda de un amigo, logró robar una copia de la cédula de identidad de Shagufta para obtener una tarjeta SIM a su nombre.


En su declaración, Shagufta afirmó que nunca había visto ni usado la tarjeta y que el propio Malik Hussain escribió y envió mensajes blasfemos en su nombre. Durante la investigación, se encontró que los mensajes de texto enviados estaban escritos en inglés, mientras que los dos imputados son analfabetos, no saben inglés y solo hablan urdu.


La policía no pudo recuperar el teléfono celular ni la tarjeta SIM utilizada para enviar los mensajes de texto.


Kashif Aslam, subdirector de la Comisión Nacional de Justicia y Paz (CCJP) de los obispos de Pakistán, dijo a la Agencia Fides: "Este veredicto es una derrota para todos los que abusan de las leyes sobre la blasfemia, para los círculos fanáticos y para los líderes políticos que niegan la existencia de casos de blasfemia basados ​​en acusaciones falsas, abusos o con fines indebidos".


"En Pakistán, la gente abusa de la ley de blasfemia para peleas o rivalidades personales; muchos de los acusados ​​de blasfemia son condenados a muerte, incluso hay ejecuciones extrajudiciales".


Abundan los ejemplos. El mes pasado, un cristiano de 32 años, Arif Masih, fue asesinado por un grupo de musulmanes después de defender a su hermana de los abusos de dos jóvenes musulmanes. Días después, una joven cristiana de 13 años fue violada luego de que tres jóvenes musulmanes de su vecindario irrumpieran en su casa mientras sus padres estaban trabajando.

Copyright © URBANO 24 HORAS. Designed by OddThemes