Inicia el show electoral: regresan los video escándalos

Víctor Manuel Aguilar Gutiérrez

De acuerdo al Fiscal General de la Republica, Alejandro Gerz Manero, la diferencia entre el caso Oderbrecht de Emilio Lozoya y el caso de la “Estafa Maestra” de Rosario Robles, es que el primero cooperó y la segunda, no. Esto significa que mientras Emilio Lozoya transcurre su proceso en arraigo domiciliario, prácticamente en libertad (se filtró el festejo en grande que organizó por su regreso a casa, lo cual representa una burla para la justicia); Rosario Robles, transcurrirá su proceso en prisión. De acuerdo a las noticias y video escándalos dados a conocer podemos deducir que la cooperación de Lozoya se resume en involucrar selectivamente a los villanos favoritos del presidente en casos de corrupción. Más allá de que se demuestre su culpabilidad o no, llama la atención las filtraciones a medios con acusaciones en algunos casos sin pruebas. El objetivo parece ser, no el hacer justicia o el combate a la corrupción, sino la descalificación y el desprestigio de la oposición con fines electorales. A Rosario Robles no le perdonan el haber estado involucrada en los video escándalos de 2004.

El fundamento legal es el llamado “criterio de oportunidad”. Esta figura se ampara en el artículo 21 constitucional y por el artículo 256 del Código Nacional de Procedimientos Penales, que dice: “cuando el imputado aporte información esencial y eficaz para la persecución de un delito más grave del que se le imputa, y se comprometa a comparecer en juicio”.

El lunes 20 de julio, López Obrador dijo: “vale la pena todo lo que va a decir. Es de mucha utilidad pública porque ayuda a purificar la vida pública, a limpiar de corrupción a México”. Parecería que él sabía lo que diría, o dicho de otro modo el imputado diría lo que él quiere que diga a cambio de suavizar su pena.

La jugada le puede salir contraproducente, recordemos que López Obrador, potenció su imagen cuando se martirizó, ante las acusaciones por incumplir una sentencia judicial en 2004, por lo que se le inició un proceso de desafuero.

Llama la atención que aunque Lozoya señala a Videgaray  y Peña Nieto, el ataque se centra en los panistas. El presidente en todo momento ha evitado incriminar o mencionar siquiera al expresidente Peña Nieto, como si tuviera algún compromiso pactado. Por otro lado, pareciera que Lozoya, por lo menos ante la opinión pública queda exonerado y en lo legal con penas más suaves.

Según encuesta publicada en Reforma, el partido mejor posicionado para enfrentar a Morena y al presidente en las elecciones intermedias de 2021 es el PAN. El panista Ricardo Anaya, de acuerdo a esta encuesta, es quien mayor contrapeso le podría hacer al presidente López Obrador. El PAN permanece como el partido opositor más fuerte para ganar curules en la Cámara de Diputados en las elecciones del año próximo, después de Morena.

Mediante un video que se hizo viral, Ricardo Anaya, respondió  a las acusaciones de corrupción que lo señalaban como uno de los funcionarios que recibió dinero a cambio de impulsar la Reforma Energética.

Anaya señaló algunas incongruencias en la acusación: “Resulta que en agosto de 2014 yo no era diputado. Me separé del cargo el 6 de marzo, es decir, había dejado el cargo de diputado 5 meses antes de la supuesta entrega en el estacionamiento de la Cámara de Diputados”.

“Si alguien cometió un acto de corrupción y existen pruebas, que se le castigue con todo el peso de la ley. Pero que el gobierno no quiera utilizar este asunto, sin pruebas ni fundamento, para embarrar a todos los opositores de López Obrador” concluyó el ex presidente del PAN.

Por otro lado, el gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez, aprovechó su participación en la conferencia mañanera de López Obrador durante su visita a esa entidad para fijar su posicionamiento a la filtración del video que involucra a su ahora ex secretario particular. Desde ese espacio, acusó que había intereses políticos. Se hizo viral una fotografía donde al pronunciar su discurso, Francisco Domínguez se dirige a López Obrador y este con el rostro desencajado no disimula su molestia.

Su discurso fue firme: "Hay una cuestión política, no es una cuestión legal. Atacan a un gobernador de oposición bien calificado. Mienten porque Querétaro no tiene una sola observación de la auditoria de la federación. Es el manejo del dinero público. Tenemos prácticamente deuda cero, empleo, nuevos salarios, crecimiento. Por eso nos atacan". Recordó también que en menos de diez meses habrá elecciones.

El último episodio es un video de 2015 filtrado a medios que exhibe a Pío López Obrador, hermano del presidente, recibiendo dinero en un restaurante por parte de David León, funcionario del actual Gobierno. El presidente, muy a su estilo, minimizó el tema y David León no tomará protesta para integrarse a la Secretaría de Salud.

Hasta ahora el marcador va uno a uno, el show apenas empieza.

 

victor.manuel.aguilar.gutierrez@gmail.com

 

Copyright © URBANO 24 HORAS. Designed by OddThemes