Gatell entra en crisis

Rubén Cortés.

 

El vocero oficial para la pandemia es un fusible a quemar cuando urja quemar un fusible. Para eso le abrieron el micrófono en un gobierno unipersonal, en el que ningún funcionario tiene voz… ni la quiere, para no importunar al único dueño del micrófono.

 

Un indicio de que al doctor Hugo López Gatell se le acaba la voz, es que fue ayer la primera vez, en cuatro meses de crisis sanitaria, que su jefe aceptó que el país se encuentra ante un problema verdaderamente serio.

 

Sí: el presidente admitió que “han aumentado los contagios y decesos en el país”, que “en Tabasco y la Ciudad de México “no se han logrado disminuir los casos”, que “hay que quedarse en casa”, que es “una pandemia muy dañina” y “se están perdiendo vidas”.

 

Única vez en 18 meses que no tiene otros datos, justo cuando el modelo matemático del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, predice que pronto seremos el país con mayor tasa de mortalidad por COVID-19 en el mundo.

 

A la par, más del 60 por ciento del personal médico del IMSS no cree en las cifras diarias de López Gatell, según la encuestadora Enkoll, la misma que el 7 de abril pasado había revelado que López Gatell tenía más credibilidad que el mismísimo presidente.


gracia de la Jefa de Gobierno (la figura de Morena que encabeza la línea de
sucesión de las simpatías del presidente), de acuerdo con filtraciones
publicadas de colaboradores cercanos de ésta.

 

Y, ayer, el jefe del Ejecutivo dijo que Tabasco y la CDMX son las entidades que más le preocupan porque no logran disminuir los casos de contagiados. Sí: quizá ya necesiten en el palacio un brujo para quemar en leña verde. Alguien a quien culpar.

 

En esa situación, nadie mejor que el lenguaraz vocero oficial para la pandemia, el rostro portada en revistas del corazón, el sex symbol de la 4T, el lector de poemas, el degustador de tacos en la calle en medio del confinamiento casi total…

 

El que el 2 de mayo dijo que “puntualmente” el 6 de mayo sería el pico de la pandemia y después empezaría a bajar; el que tres días después dio que el pico sería el ocho de mayo. Pero ya estamos a cuatro de junio sin que, ni remotamente, llegue tal pico.

 

Sin dudas, Hugo López Gatell ha sido un desastre, porque cometió un error de neófito entusiasta: siendo un médico, que se debe a la verdad aunque duela; se prestó a actuar como un político en campaña, que como hoy dice una cosa, mañana dice otra cosa.

 

Y, eso… sólo el jefe.



Copyright © URBANO 24 HORAS. Designed by OddThemes