La radicalización opositora, la tregua de Morena


José Ureña

Hay un reconocimiento de origen:

Las bancadas de oposición se han radicalizado, porque se sienten desatendidas en prácticamente toda la esfera oficial.

Desde el Consejo de Salubridad General hasta las secretarías de Estado, donde debieran ser recibidos y escuchados legisladores y fuerzas políticas.

El tema, cuentan legisladores disidentes, fue desarrollado durante una videoconferencia entre los coordinadores parlamentarios con miras a desarrollar los trabajos de la Comisión Permanente.

Son más conocidos los coordinadores senatoriales.

Primero los disidentes: el panista Mauricio Kuri, el priista Miguel Ángel Osorio Chong, el perredista Miguel Mancera, el emecista Dante Delgado.

Y los oficialistas Ricardo Monreal como jefe del grupo mayoritario, el verde Manuel Velasco y la petista Geovana Bañuelos.

No se dijo, pero en el ambiente flotó el rechazo del primer bando -PAN, PRI, PRD y MC- a un período extraordinario para dar plenos poderes al Ejecutivo en el manejo del presupuesto.

Esto en plena pandemia y con una atmósfera cada vez más enrarecida desde todos los frentes, el oficialista y el disidente.

Por eso se busca un nuevo ambiente.

COVID: CUENTAS CLARAS
La solicitud, cuentan varios coordinadores, es por abrir una tregua.

Duraría, según el planeamiento de los negociadores del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) -Ricardo Monreal, Mónica Fernández, Mario Delgado- durante la actual emergencia sanitaria y económica.

Luego vendrán las contiendas políticas para retomar posiciones y la confrontación rumbo a las elecciones del año próximo.

Pero no se trata nada más de suspender las confrontaciones desde el ámbito político, sino de ir más lejos.

De invitaciones a toda la sociedad: empresarios, medios de comunicación, sindicatos, asociaciones religiosas, organizaciones civiles…

El objetivo es hacer un frente nacional de combate al coronavirus y sus secuelas socioeconómicas, pero no sin compensación.

¿Cuál sería ésta?

Morena haría valer su mayoría para llamar a cuentas a quien sea necesario, sobre quien se tenga dudas de actuación, con el fin de aclarar cuanto sea necesario.

¿Nada más eso?

Parece poco de inicio, pero las negociaciones deben incluir nuevos elementos, sobre todo redistribuir mejor el presupuesto entre estados y municipios.

ALLÁ LOS GOBERNADORES
A propósito de gobernadores, todavía no tienen una directriz nacional y enfrentan la pandemia con sus propios medios.

Tres casos:

En Jalisco Enrique Alfaro ya dio por concluido el ciclo escolar de manera presencial y los alumnos serán evaluados a larga distancia.

En Guerrero el gobernador Héctor Astudillo esperará condiciones para reanudar actividades, pero mientras prepara la recuperación turística.

En la cuarentena remodela el muelle de Zihuatanejo con el fin de reabrirlo al terminar la emergencia y fomentar la afluencia por mar.

Y en Sonora, Claudia Pavlovich ha convocado a especialistas -científicos, investigadores, biométricos, sociólogos, economistas- para dar el siguiente paso.

La reactivación podría darse entre el 16 y 22 de mayo sólo permanece en casa el 75% de la población y casi desaparecen los contagios.


Copyright © URBANO 24 HORAS. Designed by OddThemes