Lo que sufren las mujeres


Rubén Cortés

La crisis de seguridad general que viven las mujeres en México no hizo más que profundizarse, después de que las protestas femeninas metieran al gobierno en un terremoto político a principios de marzo. Porque van 720 asesinadas desde enero.

Enero, febrero y marzo han sido el trimestre más duro para la vida de las mujeres en México (desde que es registrada oficialmente la contabilidad de asesinatos) a un ritmo letal que causa estupor: en enero, 247; en febrero, 219; y en marzo, 254.

No: para nada el gobierno está cumpliendo de manera adecuada su tarea de preservar la seguridad de las mujeres, en especial después de que el incumplimiento de esta tarea lo tuvo contra las cuerdas, en las dos ultimas semanas de febrero y el arranque de marzo.

Porque no es sólo es el asesinato: también creció el número de mujeres víctimas de extorsión (271), de trata (48) y de incidentes de abuso sexual, con 545 llamadas de auxilio, mil 17 sobre acoso, 395 sobre violación y 22 mil 628 violencia de pareja.

Es decir, la crisis de seguridad que viven las mujeres en México es muy seria, y se ha agravado durante la actual etapa de emergencia sanitaria: 155 mujeres llaman cada hora al 911 para denunciar violencia de género.

Las organizaciones femeninas habían alertado, hace más de un mes, que las mujeres iban a sufrir mucha más violencia machista durante el confinamiento sanitario, debido al hacinamiento y las dificultades económicas.

De ahí que le reclamaran, sin éxito, a Hacienda que dejara de retener 405 millones 761 pesos destinados en el presupuesto de 2020 a los Refugios y Centros de Atención Externa para mujeres. Pero ese dinero continúa sin llegar a los refugios.

Y, mientras esos 405 millones 761 pesos no sean recibidos, se encuentra en riesgo la vida de las mujeres y, en su caso, hijas e hijos. Es de reiterar que esos refugios son básicos en la prevención de feminicidios y todo tipo de violencia.

Sin embargo, en lugar de recursos, lo que recibieron fue un llamado del presidente a cuidar en la casa a los adultos mayores, ya que a los hombres eso no se les da.

“Hago un llamado para que cuidemos en nuestras familias a los adultos mayores, ahora debemos aplicarnos más, es un hecho, es conocido que sobre todo las hijas cuidan a los padres, los hombres podemos ser más desprendidos”, dijo.

Para muchas mujeres, la cuarentena es una etapa oscura: si se quedan en casa, son abusadas; si salen, las asesinan. Y tampoco pueden ir a los refugios, pues el gobierno les retiene recursos que son mucho menos que la cantidad en la que acaba de comprar…

Un estadio de pelota.



Copyright © URBANO 24 HORAS. Designed by OddThemes