Claustrofobia


La Claustrofobia es un trastorno de ansiedad que afecta a la persona cuando se expone a espacios cerrados: habitaciones pequeñas sin ventilación, ascensores, sótanos, túneles, etcétera. En general, las personas que sufren claustrofobia experimentan temor irracional en cualquier situación que implique cierre, restricción o confinamiento, pues piensan que no podrán salir o se quedarán sin aire, es decir, no podrán respirar. Las personas con claustrofobia también pueden sentir un gran malestar en lugares donde hay una gran multitud de personas”, información tomada del portal https://psicologiaymente.com/clinica/claustrofobia

CLAUSTROFOBIA


La primera vez que sentí claustrofobia fue en una ocasión cuando mi hermana se subió a un juego mecánico en forma de avión, el cual estaba completamente cerrado, al bajar me comentó lo que había sentido, mucha adrenalina lo que a ella le provocaba felicidad; sin embargo, me imaginé viviendo esa experiencia y me llené de miedo de solo pensar que estaría dentro de ese avión sin poder salir, aunque sentía que volaba y veía estrellas y nubes, mi primer pensamiento fue que iba a estar encerrada deseando salir pero no podría, que el aire se iba a acabar, entonces empezaría a marearme, a sentir mucha desesperación y tal vez hasta moriría, esto comenzó a sucederme con frecuencia en los lugares cerrados como el auditorio de la escuela, un lugar grande, obscuro y cerrado, no me gustaba estar en este tipo de lugares porque siempre sentí que me faltaba el aíre y que me iba a desmayar.
Fui creciendo y empecé a realizar diversas actividades como ir a pagar a los bancos, hacer compras en las tiendas grandes en los cuales había elevadores, entre otras cosas, recuerdo que en los bancos sentía lo mismo me daba mucho miedo entrar en donde había puertas de seguridad, pues tenía que esperar a cerrar una puerta para que pudieras abrir otra y acezar al banco, sentía pavor de pensar que la puerta se atorara y me quedara encerrada, entraría en desesperación, me imaginaba pidiendo auxilio y todos alrededor de mi viéndome sin hacer algo para auxiliarme, era lo peor que me podía pasar morir en algo tan vergonzoso; en los elevadores de los centros comerciales no entraba porque las veía como unas cajas metálicas donde ninguna fuerza humana las podía abrir, por lo tanto pensaba que si la luz se iba el aire se acabaría y lo primero que me pasaría era entrar en pánico.
Con el paso de los días mi problema emocional fue empeorando, cada vez me costaba más trabajo realizar mis actividades cotidianas como trasladarme en autobús, estar en el salón de clases, permanecer en un centro comercial, estar en estos espacios me angustiaba porque nuevamente comenzaba la idea de sentir que el aire me faltaba, los mareos, el temblor de cuerpo, la taquicardia, en esos momentos solo quería salir corriendo del lugar donde estaba y llegar a mi casa, entonces comencé ciertas prácticas como en clases sentarme cerca de la ventana para sentir cierta tranquilidad. En el trabajo en varias ocasiones me  puse mal porque me sentía muy encerrada, llegó el día que tuve que dejar de hacer lo que hacía y me refugie en mi casa esperando a que algo sucediera, tal vez que desapareciera  lo que sentía pero no ocurrió, durante varios meses estuve en mi casa con miedo a que llegara la noche, todos estos síntomas me hicieron buscar ayuda, no sabía que era lo que me estaba pasando creía que era una enfermedad extraña y que nada más a mí me estaba pasando, hasta que en un día mis hermanas me hablaron por teléfono y me dijeron que me llevarían a un lugar donde me ayudarían y así fue como llegué al Movimiento Buena Voluntad 24 horas de Neuróticos Anónimos, ahí conocí y escuché a personas que habían sentido lo mismo que yo, pero que en esos momentos estaban tranquilas y felices, porque habían desaparecido esos problemas, desde el primer día que asistí me sentí muy feliz a pesar del sufrimiento que sentía, porque me sentía comprendida, desde entonces seguí asistiendo a la terapia hasta que llegó el día en que me sentí bien, el Movimiento me ayudó a estar tranquila a superar todos esos miedos, ahora me siento bien y he retomado todas mis actividades que había dejado de hacer por mi problema emocional.
Anónimo.

SERVICIOS GRATUITOS:
      Servicio telefónico las 24 hrs.
      Guardería
      Casa-hogar
      Visitas domiciliarias
      Neur-a-teen
      Juntas a instituciones

Página web:
www.neuroticosanonimosbvoax.org.mx

Correo electrónico:
grupobvoaxaca@hotmail.com

OFICINA INTERGRUPAL GRUPO B.V. OAXACA
Margarita Maza de Juárez No. 218, Centro Oaxaca
Tel. 951- 51-3-02-80


GRUPO B.V 24 HRS. AMPLIACIÓN
Calz. Madero No. 506, col. Centro Oaxaca
Tel. 514-27-86 y 514-55-87

www.facebook          Movimiento-Buena-Voluntad-24-Horas-de-Neuróticos-Anónimos-Oaxaca
www.twitter           BV Neuróticos Anónimos Oaxaca
www.instagram      nabvoaxaca






Copyright © URBANO 24 HORAS. Designed by OddThemes