Violencia a los hijos


El maltrato infantil se define como los abusos y la desatención de que son objeto los menores de 18 años, e incluye todos los tipos de maltrato físico o psicológico, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación comercial o de otro tipo que causen o puedan causar un daño a la salud, desarrollo o dignidad del niño, o poner en peligro su supervivencia, en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder. La exposición a la violencia de pareja también se incluye a veces entre las formas de maltrato infantil.


Magnitud del problema


No obstante, los estudios internacionales revelan que una cuarta parte de todos los adultos manifiestan haber sufrido maltratos físicos de niños y 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 13 hombres declaran haber sufrido abusos sexuales en la infancia. Además, muchos niños son objeto de maltrato psicológico (también llamado maltrato emocional) y víctimas de desatención.
Se calcula que cada año mueren por homicidio 41 000 menores de 15 años. Esta cifra subestima la verdadera magnitud del problema, dado que una importante proporción de las muertes debidas al maltrato infantil se atribuyen erróneamente a caídas, quemaduras, ahogamientos y otras causas. Datos señalados por la Organización Mundial de Salud OMS
VIOLENCIA A LOS HIJOS
Cuando me enteré de que estaba embarazada, no lo podía aceptar, para mi esposo la noticia le causó mucha felicidad, me abrazó, me besó y me dio las gracias porque iba a tener un hijo suyo, sin embargo, a mí no me hacía feliz. Al poco tiempo tuve una amenaza de aborto, la doctora me indicó reposo, buena alimentación y medicamentos para que pudiera nacer bien, y aunque me dio miedo perderlo, también sentí rechazo hacia mi bebé porque quería un embarazo normal. Cuando no podía dormir sentía odio y coraje, no podía dormir del lado que estaba acostumbrada y le pegaba a mi panza porque me estorbaba, solo deseaba que ya naciera.
Cuando nació y llegamos a la casa pensaba en descansar, pero mi hija lloraba en la madrugada y me despertaba, no la quería cuidar y se la dejaba a su papá o cuando empezó a gatear me enojaba porque me daba miedo que se cayera y le gritaba que se quedara quieta, porque tenía que almorzar con calma o platicar, me molestaba mucho cuidarla, sentía que todo lo que se refería a mi hija me ponía de malas, me intoleraba, llegué a pensar que mi mal carácter era porque la había tenido muy grande y no tenía paciencia, conforme iba creciendo me irritaba más, los gritos, los insultos, las groserías aumentaron cuando mi esposo murió y nos dejó solas, sentí odio a la vida por estar sola y con la responsabilidad de mi hija, aunque quien la cuidaba era mi madre, ella la bañaba, le daba amor, en cambio yo solo me acercaba para pegarle; a sus 3 años le di una golpiza porque abrazo a la gallina y sentí coraje, la dejaba de golpear hasta que ella decía que le dolía, cuando esto pasaba me arrepentía y le pedía perdón, le decía que no volvería a pasar, aunque siempre creí que le pegaba porque se portaba mal y ella era la culpable. La regañaba por correr, por jugar, por acostarse en el suelo, porque abrazaba al perro, por todo lo que hacía y después de cada golpe que recibía me sentía mal, al verla llorar me hacía llorar y la abrazaba fuerte y nuevamente le pedía perdón por los golpes.
A mi hija no solo la lastimé físicamente si no también emocionalmente, llegó el día que empecé a sentir miedo a que la familia de su papá se diera cuenta del trato que le daba y que me la quitara, o que mi propia familia lo hiciera, porque me lo decían que si no cambiaba mis actitudes con ella me la quitarían y no la iba a volver a ver, sentía que si quería cambiar pero no podía controlar lo que sentía, un día decidí buscar ayuda porque en muchas ocasiones intenté dejar de ser violenta pero no podía. Empecé a sentir miedo, angustia, culpas por lo que le hacía, estaba físicamente en un lugar pero mi pensamiento en otro, me daba miedo salir, recuerdo que dos días antes de llegar al Movimiento Buena Voluntad 24 horas de Neuróticos Anónimos vi a mi hija jugando agua y la golpee tanto que ella me dijo que porque le pegaba si no me había hecho nada que era una grosera y mala, me puse a llorar ya no podía más con la tristeza y la culpa de maltratarla tanto, ya no quería lastimarla.
Asistí a la agrupación y al escuchar las juntas me di cuenta que  tenía un problema emocional y que no podía controlar mis emociones, pero, poco a poco empecé a cambiar sin darme cuenta, pero mi hija si lo percibía porque empezó a decirme TE QUIERO MAMI, y me sonreía  y me decía que yo la quería mucho porque ahora ya no me enojaba con ella ni le pegaba, en esa primera ocasión me dio un fuerte abrazo. El día de hoy sigo en mi terapia porque me siento bien y no le hago daño a la persona que más amo, mi hija.
Anónimo


SERVICIOS GRATUITOS:
Servicio telefónico las 24 hrs.
Guardería
Casa-hogar
Visitas domiciliarias
Neur-a-teen
Juntas a instituciones

Página web:
www.neuroticosanonimosbvoax.org.mx

Correo electrónico:
grupobvoaxaca@hotmail.com
OFICINA INTERGRUPAL GRUPO B.V. OAXACA
Margarita Maza de Juárez No. 218, Centro Oaxaca
Tel. 951- 51-3-02-80

GRUPO B.V.  24 HORAS COL DEL MAESTRO
Eduardo Vasconcelos No. 345, Col. Del Maestro, Oaxaca,
Oax. Tels. 54 9 17 61

REDES SOCIALES
www.facebook          Movimiento-Buena-Voluntad-24-Horas-de-Neuróticos-Anónimos-Oaxaca
www.twitter           BV Neuróticos Anónimos Oaxaca
www.instagram      nabvoaxaca


Copyright © URBANO 24 HORAS. Designed by OddThemes