Cuilapam: cara o cruz

El control político por la comunidad de Cuilapam de Guerrero se encuentra en los tribunales, como una moneda en el aire que en cualquier momento puede caer cara o cruz y dependerá, según nos comentan, de los asesores municipales.

Javier Moreno Colmenares administró el municipio de manera modesta y sin mucho ruido, milita en el movimiento conocido como “Cívicos” al interior del Partido de la Revolución Democrática.

Es amigo de Alejandro López Jarquín, actual edil de Santa Cruz Xoxocotlán y que obtuvo la reelección gracias al pacto con el famosísimo Héctor Santiago Aragón, conocido en el bajo mundo como “El Lobo mayor”, pero esa es otra historia que contaremos próximamente.

En la pasada contienda municipal, MORENA arrebató a los Cívicos la presidencia de Cuilapam de Guerrero por medio de Diego Moisés Pérez de la Cruz, un joven entusiasta y con aspiraciones políticas a futuro. 

La situación es que la estabilidad política de la comunidad dependerá de los asesores de Javier Moreno en la impugnación en tribunales en Sala Xalapa, aunque suena el rumor bastante fuerte en que ya no ven forma de tirar la elección. Esta es la primera cara de la moneda.

En la segunda cara se encuentra Diego Moisés, que al confirmar su triunfo, descanse en personas de dudosa capacidad en la administración pública y política. En primer plano encontramos a Giovanni Vásquez Sagrero y al ex presidente de Zaachila Raciel Vale López.

El peligro consiste en que estos personajes utilicen a Diego Moisés para saciar sus intereses económicos y políticos e impulsen un verdadero calvario a los pobladores de Cuilapam de Guerrero aplicando lo aprendido en la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca en 2006.

La moneda está en el aire: la “cara” de Javier Moreno en la impugnación o la “cruz” de Diego Moisés al rodearse de personas con poca probidad moral y política.

La cuarta transformación cambiará todo para seguir igual, muchas monedas y muchas traiciones….   


Copyright © URBANO 24 HORAS. Designed by OddThemes