Pactan en lo oscurito Hospital por Clínica

Antonio Quintero

Tlaxiaco, Oax.- Otro engaño más de los servicios de salud de Oaxaca,(SSO), pues  el  denominado Hospital de Especialidades de Tlaxiaco, resultó ser un engaño más de las propias autoridades médicas y políticos ambiciosos, en contubernio con autoridades municipales en turno han puesto en evidencia  la forma más cruel y humillante para el pueblo de Oaxaca y una nula atención médica oportuna y de calidad.

A esto se le llama, engaño y traición de los servicios de salud, quienes dirigen y representan a las dependencias de salud, certificando la negligencia, la inoperatividad, y la corrupción hacia el interior de esa secretaría.

Engaño tras engaño, y promesa tras promesa  el denominado Hospital de Especialidades de Tlaxiaco quedó solo en un sueño pues dicho hospital no será para lo que fue planeado inicialmente y como proyecto del gobierno estatal  de aquel  sexenio de Ulises Ruíz Ortiz, durante sus últimos años, por lo que en el marco de una perfecta simulación ahora dicho nosocomio será para albergar la clínica rural número 34 del Instituto del Seguro Social (IMSS) Oportunidades que actualmente se ubica en el centro de este municipio.

Hoy, astutamente y dentro del marasmo de irregularidades financieras en el sector salud de Oaxaca del gobierno actual de Alejandro Murat Hinojosa,  se aprovechó de los grandes boquetes financieros de más de 69 mil 500 millones de pesos que supuestamente  tuvo o tendría el costo total de dicho hospital cuando el ahora exgobernador Ulises Ruíz Ortiz lo anunció.

Dicha obra sería fundamental para atender la salud de más de 250 mil habitantes, pues sería un hospital debidamente equipado para recibir a pobladores de 45 municipios de esa región y ante el pésimo servicio de clínicas de salud de varias zonas incluyendo al propio IMSS e ISSSTE.

Sin embargo dicho hospital quedó inconcluso y formó parte de esa red hospitalaria que tanto alardeó el exgobernador Ruíz Ortiz por lo que los enormes recursos lo justificaron de mil formas y procedimientos hasta desaparecerlo y dejar abandonada una obra de beneficio  directo a la población.

Para ello actores políticos, caciques de Tlaxiaco, autoridades municipales y estatales montaron diversos distractores para que durante el sexenio de Gabino Cué Monteagudo no se lograra nada sino todo lo contrario continuar prometiendo y seguir embolsándose el recurso etiquetado, tal y como lo hicieran sus entonces funcionarios del sector salud incluido al ex secretario German Tenorio Vasconcelos  (hoy sujeto a proceso penal), que todavía prometió junto con los diputados locales de una partida de 13 millones de pesos. Se esfumó.

Esta cantidad tampoco nadie sabe dónde se quedaron. Ni tampoco nadie exigió. Aunado a confrontar a la propia población en los terrenos de la ubicación de lo que en algún momento se pensó sería un flamante Hospital de Especialidades con todos los servicios.

Todos persiguieron la confrontación y nadie le apostó por un desarrollo ejemplar digno. La salud quedó a último plano.

Se vició políticamente, fue retomada como promesa de campaña de todos los candidatos de todos los partidos políticos habidos y por haber de ese municipio y de ese distrito. Incluso el propio ahora gobernador Murat Hinojosa también realizó un spot de video de su campaña dentro de las instalaciones inconclusas de dicha construcción.

Utilizaron todos los mecanismos de campaña para que esa construcción fuera motivo de votos.
Los entonces candidatos vendieron y ofertaron su ganga para que los pobladores ilusos creyeran que efectivamente ellos podrían concluir el famoso hospital de especialidades. No fue así. El Partido Revolucionario Institucional (PRI),  se disputaba tal conclusión y ahora un aparente partido sin renombre como el Partido Unidad Popular (PUP), quien le ofreció su débil registro a un candidato superficial. Pero con la traición ganó.

Se aprovechó entonces una combinación perfecta para lograr que se concluyera en medio de una enorme y gran simulación, con un presidente municipal ajeno a los verdaderos compromisos sociales de ese distrito, por lo que ante tantas calamidades de esa  inútil administración municipal, de torpes decisiones, de funcionarios oscuros,  de negociaciones turbias desde el gobierno estatal con la clara complicidad también de funcionarios federales, se pronunciaron así entonces por adecuar a un presidente municipal  a modo como Oscar Ramírez Bolaños para trasladar la figura del IMSS a una construcción añeja inconclusa pero con aires renovadores.

Fue desde entonces que obediente a la simulación Oscar Ramírez Bolaños apresuró el cambio de imagen de ese hospital de especialidades, a través del IMSS con el delegado Juan Díaz Pimentel que ni tardo ni perezoso pudo trasladar toda la documentación e incluido los recursos federales para tal designación. El recurso etiquetado, y todo el papeleo se triangularon perfectamente.

Increíble esa  triangulación presupuestaria que se estableció, un convenio absurdo, muy lejos del proyecto real, y se deja la sospecha  de como  cualquier empresa de outsoursing,  puede mágicamente utilizar a modo un recurso público -¿puede entonces manipularse abiertamente hacía  una dependencia paraestatal  como el IMSS-?, ¿Cómo es que su marco normativo  pudo contemplar estas acciones y se le permitió?

Pero además de ello la intervención de la propia Secretaría de Finanzas del gobierno estatal (SEFIN), y quien haya elaborado los cambios, la figura e imagen de un Hospital de Especialidades para trasladarlo a una clínica del IMSS con todos sus vicios y deformidades. Por ningún lado se ve el lado bueno.

¿Cómo es que el recurso estatal ahora lo pueden transferir hacía una paraestatal, cuando debe ser todo lo contrario?

¿Acaso el recurso federal  ya etiquetado lo pueden manipular dócilmente hacía cualquier rubro o materia o sector? ¿A eso se le llama desvió de recursos?

La triste realidad es que se le ha mentido a toda la población en general, un engaño más que patenta la secretaría de los servicios de salud  de Oaxaca (SSO), en complicidad ahora con el propio presidente municipal Oscar Ramírez Bolaños, quien ya se ha caracterizado por su enorme corrupción desde los primeros días de su administración.

Se necesitaba que hubiera también irregularidades financieras en algún ayuntamiento y así fue localizado el municipio de Tlaxiaco, para poder amalgamar grotescamente un engaño y burla a miles de habitantes de la región de la mixteca. Aludiendo interés enmarcado por una gran simulación perversa.

Para ello el actual presidente municipal Oscar Ramírez Bolaños, tejió perfectamente su jugada perversa confabulada para que dicho Hospital se convirtiera en una clínica más del IMSS, alejada de la realidad para quienes anhelaban servicios de salud, de calidad y atención.

Recordemos que en la colocación de la primera piedra con bombo y platillo en el sexenio del entonces Gobernador Ulises Ruíz Ortiz y del entonces presidente  municipal del municipio de Tlaxiaco Mario Hernández Martínez en mayo del 2008, quienes apostaron todo para que ese hospital se concluyera a más tardar –indicaban-, en tres años. El tiempo les ganó y dicho hospital no fue concluido en el periodo del gobernador en turno. Y quedó como parte de esa red hospitalaria inconclusa en toda la entidad oaxaqueña.

Posteriormente a los diez días de ese evento Felipe Calderón Hinojosa quien era presidente de la república, realizó una gira de trabajo por Oaxaca, visitando al municipio de Tlaxiaco ahí ofreció precisamente el apoyo financiero para toda la red hospitalaria de la entidad oaxaqueña.

Pero hasta ahí quedaron las buenas voluntades de intentar darle desarrollo y bienestar a una región marginada de los servicios de salud, una década de promesas y engaños como la que continua realizando el edil Oscar Ramírez, quien en un afán victorioso señaló en diciembre del 2017 que se necesitaban 39 millones de pesos para concluir el Hospital de Especialidades, y que no sería una sucursal más del IMSS…

Sin embargo ahora Oscar Ramírez ha cambiado de opinión –como siempre-, ahora dice que lo administrará el IMSS, también agradece al gobernador Alejandro Murat Hinojosa, a los diputados locales, su gran apoyo…

Hay que mencionar que dicha construcción no cuenta con planta tratadora de sus aguas, tampoco cuenta con drenaje propio, así como su infraestructura general, de sus desechos sólidos, y si será un Hospital responsable con el Medio Ambiente. De lo más importante no se sabe nada.

Finalmente el ahora presidente municipal se siente victorioso, engañando a una población que merecía una calidad y atención de servicios de salud…

Le ha urgido pactar convenios a su interés propio, en medio de fuertes señalamientos  de corrupción, de desvíos de recursos, de alterar actas de cabildo, y de ser culpable de un fraude al erario municipal por más de 120 millones de pesos.

Pero hay todavía más… ¡¡Nos leemos en nuestra próxima entrega!!
Copyright © URBANO 24 HORAS. Designed by OddThemes