El discurso… se agota



Rubén Cortés.-


Al final, lo que demostró el “Acuerdo Político de Unidad por la Prosperidad del Pueblo y el Renacimiento de México”, firmado ayer en el Monumento a la Revolución, fue:

Uno.— Que tras 17 años en campaña, el discurso de AMLO se agota, no aguanta más lugares comunes y necesita ideas frescas, ángulos novedosos, de una narrativa que sorprenda.

Dos.— Que lo que se suma a Morena de otros partidos es pura chiquillada y de oportunistas, que ya lo creen presidente, y se adhieren como la bufalada en los tiempos más criticados del PRI.

En el punto Uno ya lo único que faltó a AMLO fue prometer puentes en los lugares donde no haya ríos. Y si alguien le hubiese recordado que no había ríos, seguramente habría dicho que entonces construirá ríos para que pueda haber puentes.

Repitió que resolvería el tema de los jóvenes que no estudian ni trabajan (los conocidos como ninis), dedicando 42 mil pesos para cada uno de los dos millones 600 mil que tiene censados en esas condiciones el actual gobierno.

No se puede olvidar que serían 110 mil millones de pesos: más de tres veces el presupuesto anual que tiene la UNAM, por ejemplo. Y más de la mitad del presupuesto del nuevo aeropuerto. Aunque, como siempre, AMLO no explicó de qué manera daría sus 42 mil pesos a cada nini.

Lo más que llegó a explicar fue que “podrán decirnos que es demasiado, pero si se considera que por la vía de la corrupción se ejercen ilícitamente 500 mil millones de pesos que se va a ahorrar un gobierno honesto, hasta van a sobrar recursos para otros proyectos”.

Pero eso suena mucho a aquello de su maestro político Fidel Castro en Cuba, cuando prometió en 1959 que “vamos a tener tanto arroz que no vamos a saber qué hacer con tanto arroz”. Sin embargo, los cubanos llevan 58 años con el arroz racionado a razón de dos kilos por persona al mes.

En el punto Dos, la lista de los arrimados tampoco es que despierte una exclamación, eh. La lista distribuida por Morena, para ufanarse de las adhesiones, muestra a pura chiquillada: Paola Félix Díaz, diputada del Verde; Lorena Villavicencio, de Mujeres de Hierro del PRI; Carlos Candelaria, del PES…

De todos modos, a AMLO ahora no le preocupa el peso político de los personajes, sino el número. Ya les ajustará cuentas cuando no los necesite. En eso aplicará otra máxima de su maestro Fidel Castro, quien antes de ganar también recibió de todo.

Cuando alguien se lo criticó, en abril de 1954, dijo: “Aceptemos a todos. Habrá tiempo de sobra para aplastar a todas las cucarachas juntas”.

Twitter: @ruben_cortes

Copyright © URBANO 24 HORAS. Designed by OddThemes