Corral, pseudodemócrata, hipócrita y farsante panista

DETRÁS DE LA NOTICIAAlfredo Martínez de Aguilar




Uno de los mayores efectos desastrosos de la escandalosa corrupción de los gobernantes del Partido Revolucionario Institucional, es abrir la puerta del poder a trepadores y arribistas panistas y perredistas pseudodemócratas, hipócritas y farsantes.
Resultan peor de corruptos que los gobiernos priistas anteriores a su llegada al poder. Los oaxaqueños tenemos muy fresca en la memoria el saqueo asqueroso de Gabino Cué y su mafia de rateros. Convirtieron la esperanza de cambio en desencanto.
Pero no es el único caso de gobernantes emanados de los partidos adversarios del PRI. Es un fenómeno hasta ahora poco observado. Ahí está, también, el singular caso de Javier Corral Jurado, cuya frivolidad supera la de los anteriores gobernantes priistas.
Desde ya podemos adelantar, sin temor a equivocarnos que el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, seguirá el mismo camino andado por Gabino Cué Monteagudo en Oaxaca. Su desmedida ambición y genial perversidad engaño a los electores.
Periodistas mexicanos e internacionales realizaron un cuestionamiento público al gobernador de Chihuahua, Javier Corral, por la información imprecisa sobre el asesinato de la periodista Miroslava Breach, perpetrado el jueves 23 de marzo.
El hecho fue utilizado por el gobernador primero para sugerir que se trataba de una amenaza del narcotráfico contra él “por su cercanía” con la corresponsal del diario La Jornada. Posteriormente, señaló que “sin duda” había sido un “silenciamiento” a la periodista quien supuestamente “documentó las relaciones del narcotráfico con el PRI de Chihuahua”.
En carta abierta, cuyo texto reproducimos, los periodistas expresaron su indignación también por el crimen del reportero de Antena Radio, Jesús Adrián Rodríguez Samaniego, perpetrado el 10 de diciembre de 2016, y reclamaron el silencio del mandatario en este caso, así como la impunidad del crimen hasta la fecha.
Entre los cuestionamientos, se destacaron las tres diferentes versiones sobre la cartulina “plantada” en el auto en que viajaba Miroslava Breach, y en el que supuestamente se amenazaba al gobernador. El diario La Jornada difundió ayer la imagen de un hombre que llevaba enrollada la cartulina y que introdujo en el auto de la víctima. Las autoridades señalaron que se trataba de una imagen obtenida de los videos de seguridad, momentos antes del ataque a la periodista, pero que ellos oficialmente no la habían difundido.
A la lista de indignación, se sumaron periodistas de España, Argentina, Venezuela, Estados Unidos y México. Gabriel Huerta, periodista de Telemundo Los Ángeles, destacó “la necesidad de solidarizarse ante la barbarie contra los periodistas mexicanos”. Por su parte, Tamoa Calzadilla, de Univisión Miami, se refirió “como un horror” lo que está sucediendo en México y señaló la importancia del apoyo internacional a sus colegas.
Mirella Cuéllar, directora de La Jornada Baja California, se declaró “rebasada por el dolor, el coraje y la tristeza” después de diez años de compartir amistad y trabajo en el mismo medio con Miroslava Breach. “Me paraliza la rabia y la tristeza”, dijo la editora al recordar al hijo pequeño de la víctima.
Periodistas de España y Argentina, coincidieron en la urgencia del llamado de atención a México por la violación sistemática de los derechos humanos y específicamente a la libertad de expresión. Ricardo Rivas, vicepresidente de la Unión de Corresponsales de Sudamérica, con sede en Buenos Aires, se sumó a la indignación del gremio, y enfatizó en su cuenta de Twitter sobre la falta de protección a los periodistas en combinación con la impunidad sin fin a estos crímenes.
Por sdu importancia, reproducimos el texto de la Carta a Javier Corral Jurado, Gobernador del Estado de Chihuahua:
El 12 de octubre de 2016, el Foro Nacional de Periodistas y Comunicadores A.C. del Estado de Chihuahua, en la ceremonia para la entrega del Premio de Periodismo “José Vasconcelos”, le pidió que no permitiera ni tolerara atentado alguno contra quienes ejercemos el periodismo
como modo de vida. La petición fue: “Ni un periodista más asesinado”.
En aquel momento, usted, gobernador, a varios días de haber asumido esa responsabilidad pública, asintió con la cabeza mientras aplaudía frente a las cámaras del gremio y se autodefinió como “colega de oficio”. No obstante, dos meses después, el 10 de diciembre, asesinaron a nuestro compañero Jesús Adrián Rodríguez Samaniego, reportero de Antena Radio de Chihuahua; y de su parte, no hubo una condena por el crimen ni una orden de investigación a fondo.
Sus palabras quedaron en la demagogia de un gobernador más, indiferente a garantizar uno de los pilares de la democracia que es la libertad de expresión e información en nuestra entidad.
Tres meses después de ese asesinato, los periodistas de Chihuahua, de México y del mundo volvemos a consternarnos profundamente ahora por el asesinato de nuestra compañera Miroslava Breach, corresponsal de La Jornada.
Y usted, debido a su incumplimiento en su calidad de responsable de la seguridad del Estado, para conservar el orden público y garantizar a la ciudadanía –y en este caso, específicamente a los periodistas– el uso de sus derechos, consideramos urgente hacer un llamado de atención internacional por medio de las siguientes observaciones.
Por su anterior indiferencia a la muerte de nuestro colega Jesús Ramírez Samaniego, y sus recientes declaraciones sobre el asesinato de Miroslava Breach nos ponen en alerta –como gremio y ciudadanía– y exigimos las siguientes aclaraciones de su parte:
A las pocas horas de haberse perpetrado el asesinado de nuestra colega Miroslava Breach, usted, sin mayor fundamento, vinculó el hecho al crimen organizado, sugiriendo una represalia al trabajo periodístico de la colega, quien cubría hechos de política, corrupción y nota roja.
No es la primera vez que un gobernador en nuestro estado y en México hace tan irresponsables declaraciones para desviar la atención de la verdad o para dar una oportunista respuesta por la presión mediática. Sobre todo cuando las autoridades estatales han fomentado, por su indiferencia o incapacidad, la impunidad sistemática del asesinato de 21 periodistas en el estado desde el año 2000.
Usted declaró que sabía desde hace dos años que Miroslava Breach estaba siendo amenazada. ¿Por qué usted, siendo entonces senador, no hizo nada al respecto si tenía el poder y los recursos institucionales para prevenir el hecho? ¿Ni aún la cercanía que asegura usted haber tenido con nuestra colega lo impulsó a actuar? ¿Por qué?
Una de las características de los asesinatos de periodistas y jóvenes mujeres en Chihuahua (desde 1993) ha sido la impunidad por una parte, y la fabricación de culpables para simular justicia, por otra. ¿Ahora sí sería diferente con la investigación del asesinato de nuestra compañera de La Jornada?
¿Cuál es la diferencia de este crimen con respecto a los 21 anteriores de nuestros colegas para que usted, en su calidad de gobernador, sí ordene investigar a fondo como lo ha anunciado en la prensa nacional e internacional? ¿Se debe a una distinción por el medio en el que trabajaba Miroslava? ¿A la supuesta amistad con Usted? ¿O a la internacionalización mediática de este asesinato?
Si Usted, a las pocas horas ya tenía elementos informativos para hablar a los medios sobre las posibles causas como lo hizo, ¿por qué hay tres diferentes versiones de una supuesta cartulina en la que se le adjudica el crimen a Carlos Arturo Quintana, El 80, líder del Cártel de Juárez?
La primera versión, jueves 23 de marzo, 12:39 horas:
“Por lenguona”.
La segunda versión, jueves 23 de marzo, 16:00 horas:
“Por lenguona. Sigue tu gobernador. El 80”.
La tercera versión, sábado 25 de marzo a las 6:43 horas:
“Esto les pasará a toda la gente lengua suelta y llegadas al gobernador y voy por ti gober. Atte: El 80”.
Si el Cártel de Juárez es el responsable del crimen de Miroslava, como usted apunta, ¿por qué usted tendría que ser amenazado a través de ella? En todo caso, el mismo cártel tiene los medios directos, las personas más allegadas a usted dentro del mismo gobierno para presionar, negociar o actuar con o contra su administración, como cualquier otro cártel en cualquier otro estado de nuestro país. ¿Por qué impulsó usted esta información sin tener las evidencias suficientes,
utilizando el nombre de nuestra colega en su favor, como si usted fuera víctima y no el principal responsable de la falta de seguridad en el estado?
Los periodistas mexicanos e internacionales estamos cansados de que el poder, cualquiera sea éste, nos use, nos calle, nos amenace, nos asesine; y ustedes –los políticos profesionales– sean la única voz dominante del «esclarecimiento de los hechos», lo cual significa en México el sello de la impunidad contra la dignidad de nuestras vidas perdidas.
Estamos cansados de llorar en silencio a nuestros colegas y amigos. Cansados de ser un titular de lamento en nuestros propios medios y en nuestros perfiles en redes sociales. Mientras ustedes, desde el gobierno, desde el poder, siguen ganando –de una u otra forma– con nuestras muertes y nuestro silencio.
Cuando los periodistas decimos ¡Basta! significa ¡Basta! Y no vamos a tolerar otra agresión más al gremio. Nuestros compañeros en Chihuahua y en México tienen el respaldo de la comunidad internacional de periodistas atentos a lo que pasa en México. No se mata la verdad matando nuestros cuerpos, porque nuestra memoria y nuestra verdad siguen vivos. Hoy más que nunca somos una sola fuerza, una sola voz para defender nuestro derecho a ejercer el periodismo con dignidad y seguridad.

alfredo_daguilar@hotmail.com director@revista-mujeres.com@efektoaguila

Copyright © URBANO 24 HORAS. Designed by OddThemes