Gobernador, usted es aliado de los periodistas. ¡Exigimos justicia!

 DETRÁS DE LA NOTICIA

Alfredo Martínez de Aguilar




* A lo largo de sus ya cuatro años de gobierno, el Gobernador Alejandro Murat Hinojosa ha reiterado de manera insistente el compromiso del Gobierno de Oaxaca por la defensa del derecho a la libre expresión que tiene la sociedad oaxaqueña.


* La audiencia de comunicación en cumplimiento a la orden de aprehensión contra Julio César López se llevó a cabo, “únicamente por el delito contra la libertad de expresión, no por lesiones, pues desde un inicio así lo solicitó el MP en la audiencia de libramiento de orden de aprehensión”.


Dada la trascendencia social y política, nacional e internacional, de la impunidad que rodea las agresiones a los periodistas, es indispensable hacer un llamado al Gobernador Alejandro Murat ante los ataques a los periodistas Othón García Díaz y Rebeca Luna Jiménez.


A lo largo de sus ya cuatro años de gobierno, el Gobernador Alejandro Murat Hinojosa ha reiterado de manera insistente el compromiso del Gobierno de Oaxaca por la defensa del derecho a la libre expresión que tiene la sociedad oaxaqueña.


Asimismo, ha ratificado su compromiso que en su administración ningún comunicador, ni medio alguno debe ser ofendido o censurado por motivo de sus opiniones y trabajo periodístico, y que se aplicará la ley contra aquellos que intenten coartar la verdad y libertad de opinión en la entidad.


El Mandatario Estatal ha resaltado: “En mí tienen un aliado que busca contribuir todos los días a que exista una atmósfera propicia para que se pueda tener acceso a la información certera y análisis de fondo que le permita a todas y todos los oaxaqueños construir criterio y decisiones a favor de Oaxaca”.


A partir del compromiso que en el Gobernador Alejandro Murat los periodistas oaxaqueños tenemos un gran aliado, solicitamos que apoye en su demanda de justicia a los periodistas Othón García Díaz y Rebeca Luna Jiménez. 


Basta que el Jefe del Poder Ejecutivo exhorte para ello a los titulares del Tribunal Superior de Justicia y de la Fiscalía General del Estado, con pleno respeto a la división de poderes en el caso del primero y a la autonomía de la segunda, respectivamente.




El Poder Judicial recogió el guante que lanzamos en nuestra anterior entrega y exhibió la ineptitud del Fiscal Especializado para la Atención de Delitos de Alto Impacto, Juventino Pérez Gómez.


El Tribunal Superior de Justicia lo hizo también con el titular de la Unidad Especializada para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión Andrés Ismael Pérez Cortés.


Precisó que, en el caso que involucra al reportero Othón García Díaz, la Jueza de Control, Sorely Esmirna Castro Vásquez, actuó conforme a derecho y al debido proceso, derivado de la causa penal 599/2020.


En respuesta a la severa crítica que hicimos, aclaró en este sentido que desde el inicio del proceso, el imputado fue vinculado exclusivamente por el delito contra la libertad de expresión y no por algún otro. 


La orden de aprehensión que se ejecutó en contra de Julio César López, fue solicitada por la Fiscalía General únicamente por ese delito previsto en el artículo 424 del código Penal vigente en el estado con la agravante de pandillerismo que establece el artículo 61 del mismo ordenamiento. 

La audiencia de comunicación en cumplimiento a la orden de aprehensión se llevó a cabo el 01 de septiembre del 2020, “únicamente por el delito contra la libertad de expresión, no por lesiones, pues desde un inicio así lo solicitó el MP en la audiencia de libramiento de orden de aprehensión”.


Además, en la audiencia de comunicación, que  se llevó a cabo a través de videoconferencia el 1 de septiembre del 2020 a las 15:00 horas, respecto del imputado J.C. L.L., la defensa e imputado renunciaron al plazo constitucional para ampliar las investigaciones. 




Por lo tanto, con las pruebas presentadas, escuchar a los testigos, observar las fotografías y el video aportado, la Jueza no tuvo los elementos suficientes para dictar auto de vinculación en su contra a Julio César López, por lo cual se le otorgó la libertad. 


Esto en atención a que la información vertida por el Ministerio Público en la audiencia resultó limitada, ya que las declaraciones vertidas desde un inicio no proporcionaron datos para conocer sobre el actuar y qué hizo el imputado en los hechos. 


Es importante señalar que el Tribunal Superior de Justicia puntualizó que dicho caso no se da por concluido, de obtenerse mayor información por parte del Ministerio Público, se podría reactivar el caso.


La jueza no descarta “que se cometió un hecho penalmente relevante en contra de la víctima, sin embargo el MP no cumplió con aportar las circunstancias de lugar, tiempo y modo respecto de la participación en los hechos”.


“No se advierte una conducta específica del imputado, pues no hay datos suficientes para acreditarla”, señala la jueza que inició la audiencia haciendo saber que tenía prisa.


Tampoco se advierte el elemento “que el imputado por sí mismo o por alguien más ejerció violencia física para que la víctima realizara su trabajo. Los datos proporcionados por el MP para acreditar de momento a momento la conducta que desplegó el imputado Julio CLL en el lugar donde la víctima fue agredido, son insuficientes”.


“No se acreditaron las circunstancias de tiempo, lugar y modo de la comisión del hecho, por lo que no se tiene por acreditado el hecho que la ley señala como delito contra la libertad de expresión”, concluyó la jueza.


Con la precisión del Tribunal Superior de Justicia, se profundiza así el diferendo entre el Poder Judicial y la Fiscalía, lo que debe obligar a afinar su coordinación a los responsables de la procuración y administración de justicia.


alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila


Copyright © URBANO 24 HORAS. Designed by OddThemes