Médicos enfrentan #COVID-19 sin equipo ni protocolos



El brote de coronavirus entre personal de salud del Hospital de Zona número 7 del IMSS en Monclova, Coahuila, alertó sobre el riesgo en el que viven miles de médicos, enfermeras y otros empleados de los hospitales, quienes desde mediados de febrero enfrentan casos sospechosos y confirmados de COVID-19 sin tener el equipo adecuado ni poder seguir los protocolos de atención, lo que también ha puesto en riesgo a los pacientes afectados por otras enfermedades.


Animal Político platicó con una decena de médicos, enfermeras y enfermeros de hospitales públicos del IMSS y el ISSSTE de Veracruz, Baja California y la Ciudad de México para conocer cómo han enfrentado en sus instituciones al COVID. Estos son los testimonios de seis de ellos.

Aquí me contagié
El martes 31 de marzo, José Alberto de la Huerta, médico adscrito al área de urgencias de la Clínica Familiar #300600 del ISSSTE, en Córdoba, Veracruz, recibió un caso sospechoso de COVID-19, una mujer que aseguraba haberse contagiado días atrás en esa misma clínica.

“Durante la revisión médica, ella señaló que había estado pensando dónde se podía haber contagiado y no encontraba otra explicación más que fue aquí en la clínica, adonde acudió el 17 de marzo por dolores en la espalda media y baja, consecuencia de un accidente automovilístico previo”, dice de la Huerta en entrevista con Animal Político.

La paciente le dijo al médico que el día que ella fue a consulta, un hombre había estado tosiendo en la sala de espera y que escuchó a enfermeras y médicos decir después que era un caso sospechoso de COVID-19.

“Yo no afirmé nada frente a la paciente, pero verifiqué y ella sí estuvo en la clínica el día 17, aunque yo no la atendí, y ese día, en efecto, sí se atendió a un probable enfermo de ese virus, a quien se le refirió a otra institución, porque este no es un hospital COVID. Pero estuvo en la sala de espera de urgencias, tosiendo, sin mascarilla N95”.

El médico dice que el problema en este hospital es que se ha actuado de una forma reactiva frente a la llegada de los pacientes sospechosos, sin tener perfectamente establecido desde antes qué se iba a hacer para no poner en riesgo al personal y a los pacientes de otras patologías, a quienes se le sigue atendiendo.

“El primer paciente fue el que peor se ha manejado, afortunadamente resultó negativo, pero no se le hizo un triage a la entrada, pasó a consulta normal. Se paseó por varias áreas del hospital hasta llegar a urgencias, y sin mascarilla N95”.

El segundo caso sospechoso ya no pasó por las áreas comunes de la clínica, lo condujeron por la parte exterior del hospital a la zona de urgencias. Era el hombre que estuvo tosiendo en la sala de espera, también sin mascarilla.

“Él tenía una tos muy fuerte y fiebre. Pasó a un cuarto aislado, pero estuvo en la sala de espera con los demás pacientes. En la revisión, que no me tocó a mí tampoco, sino a mi compañero, se determinó que era un caso sospechoso de COVID y se le trasladó en ambulancia a otro hospital. De ese ya no supimos si fue positivo porque de la institución a donde lo referimos lo enviaron a otra”.

Cuando ese paciente se fue, cuenta el médico, se sanitizó toda la sala de espera de urgencias y el consultorio aislado donde estuvo, incluso se desalojó a todos los pacientes para hacer el procedimiento de forma exhaustiva.

Pero el 31 de marzo llegó el tercer caso sospechoso, la mujer que asegura no tener mayor explicación de donde pudo haberse contagiado como no sea en esa sala de espera de urgencias del hospital.

Esta vez sí le tocó atenderla a de la Huerta. “Me avisaron que era un probable COVID. La pasaron al aislado. Me puse el equipo de protección, los googles, guantes, la N95 y el pitufo quirúrgico, porque no tenemos los otros trajes blancos especiales. Como tenía sintomatología leve, tos y algo de fiebre, pero no dificultad para respirar, se le envió a su casa en ambulancia para aislamiento domiciliario y para seguimiento vía telefónica por parte del epidemiólogo, que es el protocolo normal”.

Sin embargo, el médico asegura que no han querido decirle si la prueba se hizo y mucho menos el resultado. “Lo que me dicen es que no les van a hacer pruebas a todos los casos con síntomas leves, y que la información de a quien se las hacen y los resultados serán confidenciales”.

De la Huerta afirma que él y otros de sus compañeros tiene síntomas de probable infección respiratoria. “A mí me duele la garganta, y tengo malestar como de gripa, otra compañera sí ha tenido fiebre y dolor de cabeza, ya no sabemos si es gripa, sugestión o qué, cómo no nos hacen la prueba”.

Eso sí, a partir de ese día 31 de marzo, hay dos salas de espera de urgencias en este hospital, las generales y las respiratorias, pero los pacientes de una y otra siguen usando el consultorio que se designó como aislado para revisar a los sospechosos de COVID.

“Todavía hasta este viernes 3 de abril, en el consultorio del fondo de urgencias se puede recibir a un paciente sospechoso de COVID, y después a uno de otro padecimiento incluso de los no respiratorios. Claro después de atender a cada caso el lugar se sanitiza, el personal se quita el equipo con el que trató al paciente, pero por protocolo a ese consultorio solo deberían entrar probables COVID y no está pasando eso, aunque ahora ya tenemos muchos más casos sospechosos, solo hoy llegaron dos”.

Ni los hospitales COVID tenían buen protocolo
Pablo, a quien llamaremos así para proteger su identidad, está en el segundo piso de medicina interna del Hospital General de Zona # 32 del IMSS en Villacoapa en la Ciudad de México. Este es un hospital COVID, y ese piso esta designado ahora para la hospitalización de esos pacientes.

El ala norte y el ala sur están reservadas para eso. Ahí no entra ningún otro tipo de enfermo ni nadie que no sea del personal designado a esas áreas. Pero en medio hay todavía pacientes de trauma y ortopedia.

“Hasta los mismos compañeros que no están designados a las áreas COVID y que están ahí atendiendo trauma nos ven feo cuando pasamos para ir al ala norte y al ala sur, tienen miedo de que los contagiemos, es algo que empieza a generar tensión, porque sí este piso ya debería ser COVID nada más”, dice Pablo.

En este hospital la forma de recibir y de atender a los casos sospechosos ha ido mejorando con los días. Los primeros se recibieron sin ninguna precaución. Le tocaron a un equipo de diez integrantes del personal de salud, entre ellos a la enfermera de urgencias Aurora, a quien llamaremos.

“Con los dos primeros que me tocaron ni siquiera me avisaron que eran probables COVID, llegaron un domingo hace dos semanas, ya los dos fallecieron, uno aquí mismo y otro en La Raza. A los dos los atendimos al principio sólo con cubrebocas”.


El primero de esos pacientes, un hombre de 73 años, entró, el viernes 20 de marzo en la noche, por el área de triage normal de urgencias, después lo pasaron a corta estancia y luego a observación. Hasta la 1 de la tarde del sábado lo aislaron.

El domingo 22 de marzo, cayó en paro cardiaco, “entraron dos compañeros a reanimarlo, sin N95 para no perder tiempo porque hay que ir a pedirlas a un área especial”, afirma Aurora.

Con el segundo paciente pasó algo muy similar, ella era hija del primer paciente, pero al personal no le advirtieron el parentesco. A Aurora se lo advirtieron cuando ya llevaba una hora atendiéndola. Hasta entonces ella se colocó el equipo especial, incluyendo la N95.

En total 10 integrantes del equipo de médicos y enfermeras y otro personal estuvo en contacto con esos dos pacientes. A todos los enviaron a sus casos mientras estaban los resultados de las pruebas para COVID, que tardaron cinco días.

“Todas salieron negativos, y entonces a los cinco días nos hicieron volver a trabajar, a pesar de que varios teníamos síntomas. Los dos compañeros que hicieron la reanimación siguen en casa con tos severa y fiebre, aunque los resultados supuestamente salieron negativos”.

Ahora ya hay mucho más cuidado, dicen los dos enfermeros de la 32, ya hay un área de urgencias respiratorias donde solo se atiende a los casos probables COVID o de enfermedad respiratoria. Hay también un solo equipo médico y de enfermeros y enfermeras dedicados a atenderlos y sí tienen equipo de protección, aunque no el suficiente ni el adecuado.

Pero queda el punto de que se reserve por completo el segundo piso de este hospital a los probables COVID, de los que ya se han recibido hasta el momento unos 70 casos, de los cuales 10 se han confirmado positivos, lo que no quiere decir que sean los únicos porque el resultado de las pruebas está tardando.

Además, los empleados de este hospital, que desde el sismo de septiembre de 2017 laboran en instalaciones prestadas por la Hospital General Regional #2 volverán a su edificio en los próximos días con todo y pacientes COVID.

“Eso nos preocupa mucho, primero porque durante casi tres años el hospital no estuvo listo, y ahora de pronto ya lo está, no sabemos ni si realmente ya quedó bien, en el sismo de 2017 tuvo daño estructural, y además, cómo van a los pacientes COVID para allá, a qué área, con qué protocolo, no sabemos, no tenemos ni la fecha, solo nos han dicho que después de la segunda semana de abril, quizá”, dice Aurora.

Con casos sospechosos y sin hacerles las pruebas
“Fernando”, médico del Hospital Regional 1o de octubre, del ISSSTE en la Ciudad de México, cuenta que desde febrero pasado comenzaron a recibir a pacientes en el área de urgencias con los síntomas acordes al cuadro de COVID-19, sólo en ese mes sumaron al menos 50 personas. Sin embargo, el área de Patología determinó no tomar muestra a ninguno de ellos para realizar las pruebas que hubieran confirmado o descartado los casos.

Éstos enfermos con el cuadro tampoco fueron registrados en la estadística oficial, de acuerdo con el médico del hospital, y sólo hasta esta semana el nosocomio decidió tomar muestra a dos doctores para enviarla a análisis, aunque más personal ha presentado síntomas.

Apenas la última semana del mes pasado recibieron por parte de la administración del hospital algunas piezas de cubrebocas N95, que evita el paso de 95% de las partículas y es recomendado para tratar epidemias. Pero ese aditamento básico llegó después que los casos sospechosos. Fernando calcula que recibieron a 70 personas en marzo sólo en el área de urgencias, sin que hubiera filtro sanitario y cuidado para el personal al tratar a estos pacientes.

En este hospital, el personal médico siguió operando como siempre al enfrentar pacientes de urgencia. Alguien con fiebre, dolor de cabeza intenso y tos, alertaba al personal para pensar que se trataba del cuadro clínico de COVID-19, pero en algunos casos los revisaban sin el cubrebocas N95 y con escasez hasta de gel antiséptico.

Aunque los médicos avisaban al área de patología, ésta no tomaba la muestra. Y al no poder confirmar el diagnóstico, sólo recomendaban a los pacientes regresar a sus casas o acudir a su clínica correspondiente para intentar conseguir una incapacidad, pero la mayoría de ellos simplemente regresaba a trabajar, afirma el médico.

Éstos enfermos tampoco eran separados en algún área específica, sino que esperaban en la misma sala que el resto de pacientes que acudían por malestares estomacales o fracturas, entre otros.

De acuerdo con el médico, esto ha puesto en riesgo al personal. Hasta el momento suman 5 empleados del hospital con síntomas de coronavirus, aunque sólo se le tomó muestra a 2, a quienes mandaron a casa para aislarlos mientras esperan el resultado.

No puedo dejar de trabajar y estoy en mucho riesgo
En el Hospital Regional 20 de Tijuana, Baja California, del IMSS, en solo una semana el área dispuesta para atender a los posibles contagiados de coronavirus durante una posible crisis ya está llena. “Todavía no hay enfermos crónicos y el servicio ya está lleno, por eso ya también vaciaron hematología y oncología para atenderlos ahí”, dice “Rosa”, una de las enfermeras.

Apenas este miércoles 1 de abril ya habían 34 enfermos con el cuadro de coronavirus que requirieron hospitalización ocupando las camas, por eso, uno más con sospecha tuvo que ser hospitalizado en el área de observación “porque ya no hay dónde meterlo y el riesgo es para todos los pacientes que están ahí y para nosotros es grandísimo”.

En este hospital sí funcionó el filtro sanitario, que consistía en adecuar un espacio afuera donde personal podía evaluar a quienes presentaran síntomas referentes a afectaciones en vías respiratorias. Al encontrar a alguno compatible al cuadro clínico de COVID-19, lo pasaban al área prevista para ello, aislado del resto de pacientes.

Sin embargo, no todo el personal cuenta con el equipo de protección necesario, desde los médicos hasta enfermeras o personal de limpieza de las áreas COVID, lo que los coloca en una vulnerabilidad absoluta. “Imagine el riesgo por el que estoy pasando al irme exponer porque no puedo dejar de trabajar. Es desesperante”.

“Dicen que hay un plan para manejar esto, pero es mentira. Estamos trabajando a como Dios nos da a entender, pero a nadie le interesa lo que nos está pasando a los trabajadores de la salud. Ahí está lo que pasó en Coahuila, los que han salido a manifestarse es porque todos estamos en la misma situación. Todos”.

Tampoco tienen certeza sobre el número de contagiados, pues no se hacen pruebas para todos, ni siquiera a la totalidad de los hospitalizados. Esta semana sólo tienen dos casos confirmados, los únicos a los que se tomó muestra, pero los resultados tardaron en llegar seis días, y en este tiempo ya registraron 3 muertes por neumonía atípica, pero no supieron si padecían coronavirus porque no se hizo prueba.

La poca vigilancia incluso para el personal es alarmante, dice la enfermera, pues una de sus compañeras notificó al área de epidemiología que tuvo contacto con uno de los sospechosos contagiados, pero “ni si quiera la registraron ni la aislaron. Estamos desprotegidos”. Por eso dice, eso que pasó en el hospital del IMSS en Coahuila, lo están pasando todos al no tener lo necesario para la atención.

En espera de la protección necesaria
A principio de marzo, el Hospital General de Zona No. 24 del IMSS operaba de manera cotidiana. El cambio para convertirse en un hospital que atenderá a enfermos de coronavirus ha sido paulatino, aunque los pacientes con el cuadro de posible contagio llegaron desde final de febrero cuando aún no tomaban precauciones, reconoce “Marcos”, uno de los doctores que ahí trabaja.

Aunque ahí sí han tenido disponibilidad de cubrebocas N95, pero se han “racionalizado”, es decir, para “maximizar el equipo de protección” sólo se ha entregado al personal médico que atiende directamente las áreas que fueron divididas para tratar a posibles contagiados, y que han sido detectados previamente en el filtro sanitario que comenzó a funcionar hace dos semanas.

Hasta este 1 de abril, sólo habían confirmado un caso y más de una decena de sospechosos. Por eso, como medida de prevención, esperan recibir la próxima semana un termómetro digital con luz infraroja para aplicar un “filtro térmico”, es decir, tomar la temperatura de cada trabajador y en caso de tener fiebre, aislarlos.

Esto porque una de las enfermeras tuvo contacto sin protección con el único paciente confirmado y que falleció. También buscan que les envíen los insumos necesarios para instalar un “arco sanitario”, que consiste en adaptar una sección a la entrada del hospital con sustancias que desinfecten a cada persona que entre, pero ese requiere recursos, dice el doctor.

*Con excepción del de José Alberto de la Huerta, médico adscrito al área de urgencias de la Clínica Familiar #300600 del ISSSTE, quien aceptó que se usara su nombre real, el resto de los nombres usados en este reportaje son ficticios, para proteger la identidad de los entrevistados.


Copyright © URBANO 24 HORAS. Designed by OddThemes