El error de Morena

FOTO: INTERNET

Rubén Cortés.-

Antes del proceso electoral del Estado de México, a la demagogia de Morena aún le quedaban pilas para que muchos le creyeran la letanía de AMLO del pantano y las plumas impolutas; durante la contienda, las baterías fueron perdiendo carga; y al final, se embarró tanto que ya es comparada con el PRI.

Hay que insistir en la estrategia fallida de AMLO de escoger la peor táctica para competir en la política: presentarse como poseedor de una honestidad imposible, al venderla como inmaculada, única y valiente. Se trata de un listón demasiado alto, al menos para la política nuestra.

Ayer, por ejemplo, fue difundido el cómputo de los comicios del domingo en el Estado de México y, como se esperaba, gana el PRI de manera irreversible, con 2.8 por ciento de ventaja sobre Morena: dos millones 39 mil 631 votos contra un millón 867 mil votos.

Sin embargo, Morena insiste en una cantaleta de “fraude” que no sólo provoca hartazgo y desánimo entre los ciudadanos para ir de nuevo a comicios cuando corresponda, sino que son elecciones que Morena quiere ganar para llegar a Los Pinos.

Además, Morena basa sus acusaciones al PRI en prácticas similares a las que utilizó su candidata a lo largo de la campaña, con lo cual únicamente consigue enredarse en una discusión, en la percepción de los votantes, al mismo nivel que el PRI.

¿Que el PRI compró votos y exigió copias de credencial de elector a cambio de una tarjeta “rosa” que sería de débito tras el triunfo del candidato Alfredo del Mazo? Pues sí. Seguramente es cierto. Todo lo que se diga sobre el PRI es cierto. Nadie lo pone en discusión.

Lo que no se esperaba en el partido del pantano y las plumas impolutas es negarse a revelar los nombres de sus proveedores en la campaña, a lo largo de la cual tejió (igual que los partidos tradicionales de los que asegura distinguirse) una red para encubrir sus finanzas.

Morena presentó como pruebas del “fraude” un montón de carpetas que demuestran el “rebase de gastos de campaña de Del Mazo”, las cuales no abre y recuerdan aquellas cajas vacías que cargó Fernández Noroña en diablitos, por el caso “Hildebrando” contra Calderón.

Mientras, el PRI muestra las fotos de un callejón vacío entre pequeñas viviendas donde se ubica la respetable empresa “Logísticos Negrete”, proveedora de la campaña de Delfina Gómez, a la cual Morena pagó 15 millones de pesos de nuestros impuestos.

Ese tú por tú es un error de Morena: perder por unos 170 mil votos le abona más para lo que realmente interesa a su jefe: el 2018.

Mientras para el PRI se trata apenas de una victoria pírrica.

Twitter: @ruben_cortes


Copyright © URBANO 24 HORAS. Designed by OddThemes