Marín y Velázquez, investigados por delincuencia organizada

Gerardo Rivadeneira 

A pesar de que José Antonio Marín y Víctor Manuel Velázquez tomaron de forma ilegal La Cooperativa La Cruz, señalando graves irregularidades de la anterior administración y prometiendo acabar con la corrupción y la impunidad, ahora -paradójicamente- están en el ojo del huracán; fueron denunciados por delincuencia organizada y por haber sido omisos al participar también antes en la administración y no impedir esas prácticas ilegales.

Según la denuncia penal interpuesta esta semana, Marín y Velázquez -a la cabeza de un grupo de 11 miembros que tienen el control de la Cooperativa- están siendo investigados por haber creado un esquema de delincuencia organizada en el que de manera directa o en complicidad, se beneficiaron y lavaron dinero, advierte la publicación Eje Central.

Se conoce que Marín y Velázquez -actuales presidentes de los consejos de administración y vigilancia de la Cooperativa, respectivamente- están bajo investigación desde el año pasado, una vez que se detectó que construyeron una administración fraudulenta destinada a extraer y apropiarse de los recursos de los cooperativistas.


En la denuncia presentada ante la FGR y la FGJCDMX, se establece que ambos directivos han usado empresas fachada y han realizado compras y pagos de servicios que nunca existieron para simular un ejercicio fiscal y desviar todos los recursos a paraísos fiscales. Por estos hechos, las autoridades mexicanas ya investigan a Marín y Velázquez por delincuencia organizada, complicidad y enriquecimiento ilícito.

A Marín y Velázquez, entre otros, también se les acusa de haber sido omisos. Tras haber declarado y denunciado prácticas ilegales de la anterior administración, se asienta, que Marín en su calidad de presidente del Consejo de Administración y de Vigilancia, en los periodos 2010-2012 y 2013-2015; y 2015-2018, respectivamente, consintió o toleró la realización de operaciones financieras irregulares.

A Velázquez también se le imputan las mismas omisiones al ser director comercial de la Cooperativa de 2014 a 2018.

De confirmarse esta situación y con el propósito de impedir que los cooperativistas sigan perdiendo su patrimonio, la infraestructura y los recursos con los que cuenta La Cruz Azul, podrían ser asegurados en los próximos días.

Vaya final les espera a Marín, Velázquez y compañía. De perseguidores a perseguidos. Los que enarbolaban un discurso anticorrupción, ahora han sido sentados en el banquillo de los acusados. Se llenaron la boca denunciando fraudes e ilegalidades y terminaron haciendo lo mismo, o quizá, nunca lo dejaron de hacer. Por lo pronto lo que se impone es proteger el patrimonio de muchos años de cientos de cooperativistas. Eso es lo que de verdad urge.

Copyright © URBANO 24 HORAS. Designed by OddThemes